La fotografía infantil es una de nuestras sesiones preferidas.

Imagina una sesión donde poder plasmar esas miradas, sonrisas y aún durmiendo, son esas imágenes que quisiérais recordar de sus primeros meses de vida.

Nosotros podemos trasladarnos a vuestra casa para que la sesión fotográfica sea más familiar, con su ropita, en su habitación, con sus juguetes… y realmente son esos detalles los que formarán parte de ese recuerdo.

Cuando los bebés son tan pequeños, es importante fotografiarlos en un entorno que se sienta en todo momento cómodo, tratarlo con mucho cariño y no forzarlo con movimientos bruscos.

Para ello, hay que dejar que el bebé se duerma cuando lo necesite, así despertará con una carita tan dulce que será más fácil coger esas instantáneas únicas que sólo tienen los recién nacidos.

A pesar de ser tan pequeños, cuando ellos están cómodos, posan y se dejan fotografiar pareciendo saber que lo que tienen delante es una cámara.

Deja un comentario